Hasta siempre, Fisher

Yo crecí con Star Wars. Gran parte de lo que soy se lo debo a esta saga, aunque es cierto que mi llegada a la galaxia fue más con la segunda entrega o quinto episodio o... Con El Imperio contraataca y su célebre "yo soy tu padre". Así empezó una historia de amor que me llevó, años después a querer ser parte de este mundo de celuloide, imágenes a 24 fotogramas por segundo y fantasía de naves espaciales, explosiones y sables de luz. 

Fuente: Pinterest
No os voy a explicar de qué van estas películas, ni la influencia que tuvieron en lo que hoy entendemos por cine al que mucho llaman comercial, aunque se tratase de una película independiente. Tampoco quiero entrar en el marketing que el amigo George Lucas generó y que ahora está a la orden del día, a pesar de que en su tiempo fuese ciencia ficción (y nunca mejor dicho). Pero sí que me quiero detener en uno de los personajes más importantes e intensos de esta trilogía, que luego fue explicada en forma de precuelas y que ahora tiene secuelas, spin-offs, etc. Estoy hablando de la Princesa Leia Organa, encarnada por una desconocida en aquel momento, Carrie Fisher, la cual nos ha dejado, tras sufrir un infarto en un avión, y ha provocado una conmoción en La Fuerza, como diría Obi Wan Kenobi o lo que es lo mismo, una gran tristeza entre fans y todo aquel que haya pasado sus ojos por esta space opera.

El caso es que, en estos días, quizás no resulta tan relevante este personaje de peinados imposibles y predilección por contrabandistas macarras, pero hay que pensar que estamos hablando de 1977, antes de las luchas contra el racismo y el machismo que han calado en Hollywood, cuando los buenos fumaban porque era guay y donde era impensable que una mujer se mostrase como algo más que una compañera tonta que se ríe y acompaña al héroe sin rechistar. En ese preciso momento llegó ella, Leia o Carrie, como prefiráis, a la que van a rescatar de su cautiverio en la Estrella de la muerte y acaba siendo ella quien organice la fuga porque sus "héroes" no saben por dónde les vienen los tiros (de blaster).

Fuente: npr

Es por todo esto y por muchas cosas por las que recordaremos a la Princesa como un icono de valentía, de rebeldía, que se escudaba en su condición real para comandar una lucha contra un poder opresor e injusto y que fue estupendamente defendida por una persona que nos ha dejado, que cargaba de emoción cada frase y que, sólo con una mirada, podía devolver toda la socarronería que su compañero Harrison Ford le profería.

Nos ha dejado una actriz con una gran personalidad, a la que, según sus propias palabras Star Wars le ha dado y le ha quitado todo, de la que a lo mejor no sabríamos nada si no hubiese pasado por esa galaxia tan, tan lejana, pero que ha demostrado su valía con otras intervenciones, tanto como actriz, como creadora, escritora, etcétera.

Fuente: salon.com

Se nos ha ido una princesa que no era princesa
, era mucho más y ahora los fans, los seguidores y casi toda persona que haya disfrutado o simplemente vibrado con estas historias galácticas, nos hemos quedado con un hueco que sólo podremos rellenar visitando los blu-rays de sus pelis.

Por toda esa fuerza, carisma y por haber marcado a varias generaciones, que La Fuerza te acompañe, Leia, Carrie.

CONVERSATION

0 comentarios:

Publicar un comentario