Philip K. Dick y las ovejas eléctricas

Por @SilviaP3

Sin duda alguna, si hay tres escritores de ciencia ficción que forman parte indiscutible de la historia del cine, gracias a las novelas y relatos que crearon, fueron Ray Bradbury, Arthur C. Clarke y Philip K. Dick.

FUENTE: Wikipedia
Philip Kendred Dick, también conocido por sus admiradores como PKD, nació un 2 de marzo de 1928 en Chicago. Tuvo una hermana gemela, Jane, que falleció a las pocas semanas de nacer, y hay quien asegura que este hecho le marcó durante toda su vida. Recordemos que era agorafóbico y padecía manía persecutoria, problemas que suelen vislumbrarse en muchas de sus obras. 

En 1938, después del divorcio de sus padres, se fue a vivir con su madre a California, donde asistió al instituto en Berkeley, siendo alumna de la misma promoción otra de las grandes autoras de ciencia ficción y fantasía: Ursula K. Le Guin.  

En sus inicios, Dick fue vendedor de discos, pero desde 1952, cuando comenzaron a comprarle en las revistas sus historias, se dedicó por completo a escribir. Su primer éxito fue la novela Lotería solar (1954) y, en 1962, conseguiría un premio Hugo por la ucronía El hombre en el castillo

Mientras escribía sus historias de género, hacía lo propio con novelas realistas, aunque no corrían la misma suerte. Así apareció Confesiones de un artista de mierda, basada en sus propias experiencias. En ocasiones, firmaba sus obras con seudónimos como el de Jack Dowland, haciendo referencia al compositor John Dowland, cuyos temas aparecen en algunas de sus historias.

A lo largo de su azarosa vida sentimental (Dick se casó cinco veces y las cinco se divorció), escribió treinta y seis novelas y más de un centenar de relatos, aunque vivía a duras penas con lo que ganaba y el éxito comercial le llegaría después de su muerte. 

Philip K. Dick FUENTE: Wikipedia
Muchas de esas historias han sido llevadas a la pantalla. La primera vez que un relato de Dick se convirtió en guión fue en 1962, cuando «Impostor» (Astounding, 1953) se convirtió en uno de los episodios de la serie de televisión británica Out of This World. Tendrían que pasar veinte años para que otra de sus creaciones volviera a ser filmada, pero entraría con ella por la puerta grande.

Dick murió el 2 de marzo de 1982 por un ataque al corazón. Tenía 53 años. Y no llegó a ver completa la película de Ridley Scott adaptando la que se convertiría en la más famosa de sus obras: ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? (Do Androids Dream of Electric Sheep?, 1968), nominada a los premios Nébula el año de su publicación. Pero sí tuvo ocasión de contemplar partes de la misma cuando visitó el set de rodaje. Y a pesar de los cambios relevantes de guión con respecto a la novela, Dick dio el visto bueno a lo que veía, e incluso declaró:

Habían captado mi mundo interior perfectamente.

Curiosamente, el éxito de la película Blade Runner fue tal que llegó a eclipsar la obra original, que desde entonces se publicó, con frecuencia, con el título de la cinematográfica. Este no fue el único de los cambios que realizó su director. La historia de Dick se desarrolla en 1992, mientras que la película lo hace en el año 2019, aunque en las últimas ediciones de la novela se está situando en el año 2021; la palabra «replicante» no es utilizada por el escritor, en el planeta apenas quedan habitantes y el protagonista está obsesionado con tener un animal vivo en vez de la oveja eléctrica que posee en sustitución de aquel.

Sacred Fools
FUENTE: Sacred Fools
Blade Runner se convirtió por derecho propio en una película de culto, aunque en su momento fuera un fracaso en taquilla, mientras que la novela se erigió como un clásico absoluto de la ciencia ficción. Como suele suceder en todos estos casos también contó con su versión musical: Do Androids Dream of Electric Sheep?  


El éxito de Blade Runner fue tal que el mismo año de su estreno, Marvel Comics publicó su adaptación al cómic; tres años después apareció el videojuego para la Commodore 64, ZX Spectrum y Amstrad CPC; y en 1997 se comercializaría un nuevo videojuego, también inspirado en la película, para Microsoft Windows.

En 1995, el escritor de ciencia ficción K. W. Jeter escribió una continuación de la historia en Blade Runner 2: The Edge Human (1995), Blade Runner 3: Replicant Night (1996), Blade Runner 4: Eye and Talon (2000).

Blade Runner no fue la única película que contó como base con una historia de Dick. Hollywood siempre ha recurrido a la bibliografía del escritor. Entre todas ellas, vale la pena mencionar Desafío Total (Total Recall, 1990), Screamers (1995), Minority Report (2002), Paycheck (2003), Radio Free Albemuth (2010) y la más reciente serie televisiva coproducida por Amazon El Hombre en el Castillo (The Man in the High Castle, 2015).


MÁS INFORMACIÓN: Invita la Casa Podcast

CONVERSATION

0 comentarios:

Publicar un comentario