Rebeca (1940)

Por @SilviaP3

Last night I dreamt I went to Manderley again.

Seguramente, cuando Daphne du Maurier escribió la primera frase de su novela Rebeca, allá por el año 1937, no podía imaginar que iba a convertirse en todo un símbolo para los amantes de la literatura y del cine.


Rebeca
"Rebecca 1940 film poster" by Source. Licensed under Fair use via Wikipedia

El año en el que la escritora inglesa publicó su exitosa obra, el director de cine Alfred Hitchcock, amigo del padre de Daphne, rodaba Alarma en el expreso, y tras leer aquella historia oscura, romántica e inquietante decidió comprar los derechos para llevarla a la gran pantalla. No obstante, el elevado precio que aquellos habían alcanzado provocó que su proyecto quedara en un simple deseo imposible.

Curiosamente, para Orson Welles tampoco pasó desapercibida la obra, de modo que emitió una adaptación  en un programa de radio de la CBS.

Meses después, el poderoso David O. Selznick, que estaba en la cima de sus producciones con Lo que el viento se llevó, propuso a Hitchcock, después de que este ya contara con una carrera formada por veintitrés títulos en Gran Bretaña, que rodara por primera vez en Estados Unidos. El proyecto inicial iba a ser una película sobre el Titanic, pero lo que en realidad se abordó fue lo que el inglés tenía en mente desde un principio: Rebeca.

"Laurence Olivier Joan Fontaine Rebecca" by Screenland Magazine, publisher - Silver Screen magazine page 30. Licensed under Public Domain via Wikimedia Commons
Robert Sherwood adaptó el guión. Se cuenta que pretendía llamar a la protagonista Daphne, en honor a la autora del libro, pero Selznick se negó, exigiendo que el nombre, tal y como ocurría en la novela, no se dijera nunca. Para interpretar a la segunda esposa de Max de Winter, se contrató a una joven Joan Fontaine y el papel del atormentado lord viudo, que se vuelve a casar, se le asignó a Laurence Olivier. Cabe la pena recordar que la esposa de Olivier por aquel entonces, Vivien Leigh, fue una de las muchas candidatas para el papel protagonista de Rebeca.

Como resultado, aunque la película fuera norteamericana, todos los protagonistas y su director eran ingleses.

Rebeca fue un claro homenaje a la novela de Du Maurier. La historia romántica de tintes góticos y grandes dosis de intriga ganó el Oscar a la mejor película del año y a la mejor fotografía, además de contar con otras nueve nominaciones, y se ha convertido por derecho propio en uno de los grandes clásicos del cine.

Como no podía ser de otra forma, cuando de un gran clásico se refiere, hallamos varias curiosidades referentes a él:

A nivel cinematográfico, es la segunda película de mayor duración de Hitchcock, pues el primer lugar lo ocupa Con la muerte en los talones.

A nivel de indumentaria, en castellano, el tipo de chaqueta que se conoce como «rebeca» toma su nombre de esta película, en referencia a la prenda que vestía en la misma Joan Fontaine.

A nivel médico, se conoce como Síndrome de Rebeca a los celos patológicos que pueden aparecer hacia la primera mujer de la pareja actual de quien lo sufre, a quien se idealiza y admira de tal manera que llega a convertirse en una auténtica patología para quien lo padece.

Hitchcock rodaría Los pájaros, otra obra de Daphne Du Maurier, 23 años después de Rebeca, un clásico que vale la pena conocer.

Anoche soñé que volvía a Manderley.




CONVERSATION

0 comentarios:

Publicar un comentario