Nación secreta: la Misión Imposible más espectacular


Ethan Hunt ha vuelto y esta última aventura, Misión Imposible: Nación Secreta, es la más espectacular de todas. Salí del cine con ganas de volver a verla y experimentar ese subidón de adrenalina que apenas baja de intensidad en los 131 minutos que dura la película. Soy fan de Tom Cruise, pero os aseguro que os guste Tom o no si os gustan las películas de acción y espías, disfrutaréis como nunca. ¿Por qué? Pues porque en esta película hay de todo. 

Misión Imposible: Nación Secreta
Fuente: BagoGames 

Hace tiempo que sabemos que Cruise es todo un atleta, aún así, en las «promos» se han dedicado a informarnos de que Tom ha hecho casi todas las escenas de acción, incluso la peligrosa escena del avión con la que más han publicitado la película (por cierto, mi enhorabuena a los de marketing de Airbus). 

Una gran baza de esta película es la escasez de efectos especiales. Lo que pasa pasa de verdad o, al menos, la acción es muy creíble —que ya sé que efectos haberlos haylos—. Donde seguro que no los hay es en las peleas, y es que las luchas cuerpo a cuerpo son espectaculares —Tom estaba en el equipo de lucha desde bien jovencito y se nota—. Bueno, y otra cosa que no podía faltar: las persecuciones en moto te hacen vibrar y hasta moverte en el asiento. (Expertos motoristas me han dicho que se han sentido impresionados con algunas de las escenas, no digo más). 

Al igual que en la última entrega, Protocolo Fantasma, los protagonistas son los agentes Ethan Hunt (Tom Cruise) y Benji Dunn (Simon Pegg), su escudero. Ambos personajes rebosan química y, por eso, es un placer volver a verlos juntos. Esa pareja funciona. De nuevo, el peso humorístico de la historia lo tiene Pegg y lo clava; es el contrapunto perfecto de la acción sin límites.

Otro gran punto a favor: el personaje femenino. A diferencia de otras sagas, como las de 007, en las que la chica es una simple mujer florero con dos o tres escenas de acción, Misión Imposible se caracteriza por personajes femeninos con peso de verdad. En Nación Secreta, Ilsa Faust (Rebecca Ferguson) es uno de los protagonistas —¡por fin!— ya que es fuerte, inteligente, sabe luchar, conducir una moto como nadie (con casco, eso sí) y, para colmo, le salva el culo al protagonista en unas cuantas ocasiones. Nada de chica que espera a ser rescatada por el James Bond de turno. Se agradece que alguien piense en las mujeres de verdad.

O sea, en esta historia hay persecuciones, peleas, un plan que parece imposible llevar a cabo, unos protagonistas creíbles y actuales, y todo con un toque de humor, ¿alguien da más?

(Sólo apto para los fans de Tom: sí, hay momento gafas de sol, of course, hay momento traje gris perla, y tarda apenas 4 minutos en empezar a correr en la pantalla. Ay, qué bien corre... ;D )

El próximo miércoles volveré a verla ¿alguien se viene conmigo?

CONVERSATION

0 comentarios:

Publicar un comentario