Downton Abbey: 1912-1925

Downton Abbey: All's well that ends well 
Por @tramadelanas

A lo largo de seis temporadas, la cadena británica ITV ha hecho que la familia Grantham y todos los que viven en la preciosa mansión de Downton Abbey formaran parte de nuestras vidas. Julian Fellowes ha conseguido que cada temporada aprendiésemos algo sobre la historia de la Inglaterra de principios del siglo XX. Empezó con la tragedia del Titanic, padecimos la Primera Guerra Mundial desde Downton, nos colamos en mítines de sufragistas, vivimos la inaceptable y muy criticada relación entre diferentes clases sociales; también presenciamos el ascenso de la clase media, la lucha de las mujeres por su independencia y la complicada incorporación de éstas al mercado laboral... y, tras muchas otras historias,  terminamos con la caída en desuso, por decirlo de algún modo, del estilo de vida de Lord y Lady Grantham: en la Inglaterra de 1925, los mayordomos ya no encuentran trabajo con facilidad, cada vez se contratan menos cocineros y demás personal de servicio en las grandes casas... es el principio del fin de una era. 
Downton Abbey
Fuente: StandNews
Mi devoción por esta serie se explica en parte por mi vena anglófila. De hecho, ahora que ha terminado voy a volver a verla desde el primer capítulo para mitigar el vacío que ha dejado en mi vida seriéfila. La ITV va a volver a emitirla pronto, dudo que sea la única en verla. ;)
Muchos os preguntaréis «¿Qué tiene de especial?», sobre todo si estáis al corriente de la cantidad de premios que ha cosechado en estos últimos seis años. Mi respuesta es todola época, la ambientación, los personajes y su evolución, los actores, los diversos temas que trata, el vestuario...  y el magnífico guion. Se han hecho muy famosas las intervenciones de la incomparable condesa viuda de Grantham. Puede que una de las primeras y más conocidas fue su ignorancia al escuchar a alguien hablar del fin de semana:
"What is a week end?" (Dowager Countess of Grantham)
Es una serie que, por alejada que esté de nuestro tiempo y, en cierto modo, de nuestras costumbres socioculturales, consigue que nos identifiquemos con sus personajes o empaticemos con ellos. Es innegable que todos los que la vemos tenemos nuestros personajes favoritos. Incluso hay bandos a favor o en contra de Lady Mary —yo estoy en contra de esa niña mimada, by the way—, del pique entre «las abuelas», del perdón a Mr. Barrow, de que Lady Edith consiga su final feliz, de la cansina relación entre Bates y Anna, de Mr. Carsonaka el mayordomo por antonomasia... Es imposible que a uno no le enganche alguna de las historias que suceden en Downton Abbey. Como digo, os gusten o no las series de época y, en concreto, las británicas, ésta es muy especial. 
Ha habido matrimonios, funerales, nacimientos y supuestos asesinatos; ha habido amor, odio, venganza, envidia, fidelidad, traición, egoísmo... Como en todas las series largas, ésta también ha tenido altibajos, mas para mí no ha perdido ni un ápice de interés en estos seis años. Confieso que el día de Navidad, cuando vi el último capítulo, me emocioné no sólo por su fabuloso final sino porque ya no volvería a adentrarme en esa casa y en sus vidas.    
Como hay muchas historias que desgranar y comentar, lo haré de forma separada, en futuras entradas individuales, ya con sus spoilers y todo :P . Será mi pequeño homenaje a estos últimos años de emociones, sonrisas y carcajadas. Gracias, señor Fellowes, por adentrarnos en este universo paralelo en el que desconectar del siglo XXI durante una hora, olvidarnos del ordenador, apagar el teléfono móvil, ponernos el traje de época, los guantes, el sombrero, coger el paraguas o el parasol y caminar hacia Downton Abbey. Ha sido un verdadero placer. 

CONVERSATION

0 comentarios:

Publicar un comentario