En los jardines del rey

Por @SilviaP3

Cuando uno se encuentra con una película histórica protagonizada por Kate Winslet sabe que, difícilmente, le defraudará. Y aunque En los jardines del rey no llega a alcanzar el nivel de otros títulos míticos del cine de época, sí vale la pena su visionado, pese al distinto ritmo que nos encontramos en la primera y en la segunda mitad de su metraje.

a little chaos
FUENTE: Wikipedia
Y es que con un arranque que capta el interés del espectador a través de una Winslet a la que este tipo de papeles le sientan como a nadie, nos ubicamos en la Francia del siglo XVII, cuando una mujer es contratada para contribuir a la creación y diseño de lo que serían los míticos jardines de Versalles. 

Con la fortaleza de un personaje femenino ficticio, al tiempo que se nos muestran las entrañas de la corte francesa, nos adentramos en la vida personal de Sabine de Barra, cuya historia vemos evolucionar a medida que el trabajo que realiza avanza y los sentimientos crecen por el arquitecto que sí es un personaje histórico André Le Notre, interpretado por  Matthias Schoenaerts, con quien la protagonista goza de una estupenda química.

Por si estos nombres no fueran suficiente para que la cinta capte nuestro interés, nos encontramos con un ameno Stanley Tucci en el papel del Duque de Orleáns, así como con Alan Rickman en la piel de Luis XIV, además de ser el director de la película y haber intervenido en el guión, junto con Allison Deegan y Jeremy Brock.

De tal forma, el resultado final no se encuentra a la altura del resto de la filmografía de Winslet, y en la parte más personal de su argumento, la historia flojea; sin embargo, resulta agradable de ver y sumamente interesante en cuanto al apartado histórico se refiere, impecablemente reflejado, tal y como nos tiene acostumbrados la BBC.

Cierto es que una se pregunta si todos los directores habidos y por haber tienen que emular con la actriz inglesa la escena de Titanic en la que baja del carruaje con su sombrero de ala ancha y yergue su cabeza, lo cual desconcentra un poco a la hora de preguntarse cuál de sus películas estás viendo; por otro lado, Alan Rickman tiene que seguir haciéndonos olvidar con su actuación que fue el malo malísimo de La jungla de cristal, por no mencionar el potente recordatorio de Severus Snape en la saga de Harry Potter. 

Así pues, En los jardines del rey, más afín a la historia en su título original: A Little Chaos, gustará a los amantes del cine de época, siempre y cuando no se esperen una obra del nivel de otra que también compartieron las dos estrellas de su elenco: Sentido y sensibilidad.


CONVERSATION

0 comentarios:

Publicar un comentario