Leigh Brackett: la Reina de la Space Opera

Por @SilviaP3

Leigh Douglas Brackett (1915-1978) es una de esas escritoras cuyo nombre vale la pena recordar y que, demasiado a menudo, permanece en el olvido.

Leigh Brackett
FUENTE: Wikimedia
Colaboradora durante años en revistas como Astounding Science Fiction y Planet Stories, y autora de novelas imprescindibles como La espada de Rhiannon (The Sword of Rhiannon), la mayoría de las historias de Brackett se engloban dentro del género de la ciencia ficción, aunque a partir de los años cuarenta se convirtió también en una afamada guionista que contribuyó a la creación de películas que, hoy por hoy, son ya clásicos del cine.

Después de que Howard Hawks leyera su primera novela No Good from a Corpse, escrita en la línea de las obras de Raymond Chandler, quedó tan interesado por quien lo firmaba, que no dudó en pedirle a su secretaria que le pusiera en contacto con el tal Brackett. Su sorpresa fue mayúscula cuando descubrió que detrás de aquel apellido se encontraba una jovencita. Hawks le propuso a la autora que colaborara con William Faulkner para adaptar la novela de Chandler El sueño eterno (The big sleep, 1946). Ella aceptó. Como resultado, la película protagonizada por Humpfrey Bogart y Lauren Bacall fue la primera de las muchas colaboraciones que realizarían director y escritora.

De tal forma, Brackett se encargó del guión de Río Bravo (1959), Hatari! (1962), El Dorado (1966) y Río Lobo (1970), además de otros realizados tanto para cine como para televisión.

Rio Bravo

Entre esos trabajos televisivos, dos episodios de la serie Alfred Hitchcok Hour llevan la firma de Brackett: «Death of a Cop» (24 de mayo de 1963) y «Terror at Northfield» (11 de noviembre de 1963).

The Empire Strikes BackPero la llamada Reina de la Space Opera sería la guionista de una de esas películas que pasaría a formar parte de la mitología popular y del universo friki en particular: El Imperio contraataca (1980).

Resulta polémico todavía saber con exactitud qué importancia tiene la autora en el resultado final del Episodio V de Star Wars. De hecho, es fácil verse sumergido en un debate interminable al respecto. Sea como fuere, George Lucas le encargó a Brackett que escribiera un guión siguiendo las directrices de la idea que él tenía para su película. Ella le envió un primer borrador antes de fallecer, a causa de un cáncer, en 1978. Lucas trabajó sobre él y le pidió a Lawrence Kasdan que le diera un par de vueltas más. Así, el guión final es atribuido a Brackett y a Kasdan. El primero, realizado por la autora, nunca fue publicado, pero puede ser consultado en la red, en la página de Starwarz. 

Como anécdota diré que en el original, Darth Vader aparece alimentando a sus mascotas, y sus mascotas son gárgolas. ¿Se imaginan?

Darth Vaders Castle





CONVERSATION

0 comentarios:

Publicar un comentario