Alexander Korda


Alexander Korda (1893-1956) fue un productor y director estadounidense, de origen húngaro, que después de haber estudiado periodismo en París, y fundar Pesti Mozi, una publicación cinematográfica, trabajó como actor y guionista, y dio el salto a la dirección con la película A becsapott újságiró (1914).

Korda trabajó para la productora Corvin Film durante la Primera Guerra Mundial, y tras emigrar a Estados Unidos, realizó, entre otras, La vida privada de Helena de Troya, basada en la novela de John Erskine.

LONDON FILMS
FUENTE: Wikipedia
Pero la carrera de este hombre polifacético volvió a dar un nuevo giro cuando el cine sonoro irrumpió en escena. La Paramount lo nombró su representante en Reino Unido, por lo que se instaló en Londres en 1932. Poco tiempo duró en este cargo. 

Las inquietudes de Korda provocaron que, junto con sus hermanos Zoltan y Vincent, creara la productora London Films, con la que conseguiría sus filmes de mayor éxito.

Entre todos ellos, destaca La vida privada de Enrique VIII (1933) protagonizada por Charles Laughton, que recaudó diez veces más de lo que había costado y fue el primer filme inglés nominado al Oscar a la mejor película, mientras que Laughton ganaba la preciada estatuilla como mejor actor.

FUENTE: Wikipedia
Al tiempo que realizaba sus labores de dirección, Korda también ejerció como productor de míticas películas como La Pimpinela Escarlata (The Scarlet Pimpernel, 1934) de Harold Young, basada en la novela de la baronesa Orzcy, y protagonizada por Leslie Howard.

En 1936, Korda consiguió que el escritor H. G. Wells accediera a guionizar su novela La vida futura (Things to Come, 1936), que daría lugar a una de esas películas que se convertiría en un referente del género de la Ciencia Ficción. En ese mismo año, volvió a colaborar con el escritor para filmar El hombre que podía hacer milagros (The Man Who Could Work Miracles).

Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, regresó a Estados Unidos, donde produjo y dirigió Lady Hamilton (That Hamilton Woman, 1941), protagonizada por Vivien Leigh y Laurence Olivier. 

Korda regresó a Reino Unido llegada la paz. Allí, dirigió dos de sus últimas películas: Separación peligrosa (Perfect Strangers, 1945) y Un marido ideal (An Ideal Husband, 1947).

En 1949, produjo una de sus películas mas laureadas: El tercer hombre (The Third Man, 1949), con guión de Graham Greene, dirigida por Carol Reed y producida por Korda y David O. Selznick.

El último filme que produjo con London Films fue Ricardo III (1955), de Laurence Olivier.

Korda falleció de un infarto en 1956.

               










CONVERSATION

0 comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.